Arrow to expande the menu options
Madre amamantando.
recién nacido

consejos para aliviar el dolor de los pezones en la lactancia

3 minutos

Amamantar puede doler, pero no debería doler. Sin embargo, el dolor en los pechos es una de las principales razones por la que las madres dejan de amamantar. Por lo tanto, si estás teniendo dolor, irritación o grietas en los pezones, hay ciertas prácticas que puedes realizar para evitar sentir molestias.

A pesar de ser una etapa maravillosa, la lactancia materna puede venir acompañada de dudas y complicaciones.. Te invitamos a acudir a una asesora de lactancia para aprender las mejores técnicas de amamantamiento.

Los primeros días de lactancia materna, es normal que los pezones estén un poco sensibles. Esto debería disminuir al pasar los días. Lo que no es normal es que el dolor se mantenga y sea intenso.

Los pezones agrietados son una molestia común de la lactancia materna. Pero, aunque es habitual entre las madres, no deja de ser difícil e incómodo para amamantar.

Lo que se quiere evitar es que el dolor sea tanto que provoque un destete anticipado. La lactancia materna es el mejor alimento que le puedes dar a tu bebé, de manera exclusiva hasta los 6 meses de edad, y con alimentación complementaria hasta por lo menos los 2 años.

Lo bueno es que es usual lograr solucionar el problema: para eso, junto a un especialista se deben identificar las causas del dolor y así establecer medidas que lleven a una lactancia sin molestias.

Posibles causas del dolor en los pezones

Agarre

Ayudar al bebé a agarrarse o "prenderse" al pezón de la manera correcta puede solucionar el problema del dolor en los pezones. Esto evitará irritación y heridas. La cabeza del bebé debe estar lévenle inclinada hacia atrás. El bebé debe introducir el pezón completamente dentro de su boca. Si es necesario, puedes sostener el pecho para ayudarlo.

Unido a lo anterior, la posición del bebé es fundamental para lograr un buen agarre y, por lo tanto, disminuir las molestias. Sostén la espalda y cabeza del bebé con una mano o con el brazo. El bebé debe poder alcanzar el pecho con facilidad.

Infección causada por bacterias

Aunque todo lo anterior se esté realizando de modo adecuado, quizás igualmente tengas pezones irritados y agrietados. En este caso puede tratarse de una infección por bacterias u hongos: es importante acudir a un experto para que trate la infección con cierto medicamento adecuado para lactante y mamá.

Congestión

Algunas veces, y debido principalmente a un vaciado incorrecto de los pechos, se acumula leche materna lo que causa dolor y puede derivar en una infección como la mastitis.

Se recomienda amamantar a demanda, vaciar un pecho antes de cambiar al bebé al otro y extraer con extractor si el bebé no toma leche suficiente.

Cuando los pechos se congestionan, se pone duro y la areola del pezón también.

Consejos para aliviar el dolor

La mayoría de las veces, el problema y molestias del pezón relacionadas con la lactancia son resolubles: se trata de un cuidado e higiene del pezón correcto, de la mano con una posición y técnicas de amamantamiento adecuadas.

Primero que todo, se recomienda acudir a un experto en lactancia materna para que pueda ayudarte a ti y tu bebé a amamantar de modo adecuado, lo que será beneficioso para el bebé y para que no sientas dolor en los pezones.

Es importante observar cambios en los pechos y pezones, y cuidar la higiene de estos.

  • Lavar los pezones una vez al día con agua tibia pero sin jabón.

  • Aplicar un poco de leche materna en los pezones después de cada toma.

  • Dejar que los pezones se sequen solos.

  • Usar almohadillas absorbentes de algodón lavables.

  • Utilizar copas protectoras de plástico sobre la areola dentro de su sostén de lactancia para proteger los pezones del roce contra el sostén.

  • Amamantar primero del pecho menos irritado.

  • Cambiar posiciones al amamantar para aliviar la irritación

  • Amamantar seguido y por períodos más cortos.

  • Evitar el uso de chupetes y tetinas de biberón para que el bebé no succione de manera incorrecta el pecho.

  • Dar tiempo a los pezones para que sanen si es posible. Para mantener la producción de leche y al bebé alimentado con leche materna, extraer en los mismos horarios en que su bebé se amamanta.

  • Sostener al bebé mientras se alimenta: acerca al bebé a tu cuerpo de manera que el pecho, el estómago y los muslos del bebé estén en contacto con tu abdomen. Además, sostén la espalda y el cuello del bebé con una mano o apoya su cabeza en tu brazo. El bebé debe poder alcanzar el pecho con facilidad.

  • Asegúrate de que la nariz del bebé esté frente a tu pezón cuando empiece a hacer que se prenda, y entre en contacto con el pecho con la cabeza ligeramente inclinada hacia atrás.

  • Si siente que el dolor en los pechos se debe a una infección, es importante que acudas al médico. En caso de infección bacteriana, su médico prescribirá un medicamento para tratar la condición.

  • Para aliviar la irritación por congestión mamaria, utiliza compresas tibias o frías en el pecho antes de amamantar. El área alrededor del pezón debe estar suave antes de que su bebé se prenda. Son útiles las compresas frías después del amamantamiento y entre amamantamientos. Pide ayuda a un especialista en lactancia si no logras ablandar tus mamas.

Si quieres más información y consejos sobre lactancia y otros asuntos de la crianza, accede a nuestra Comunidad de Padres. Te puede interesar leer nuestro artículo sobre extracción de leche materna. ¡Subscríbete!

sigamos en contacto

,
bluetick
nombre
,
bluetick
apellido
Por favor, introduzca una dirección de correo electrónico válida
bluetick
correo electrónico

Confirmo que soy mayor de 16 años, que he leído y acepto las Condiciones de uso y que he revisado la Política de Privacidad.

Marque aquí para confirmar que le gustaría recibir correos electrónicos de WaterWipes en relación con nuestros productos y cualquier oferta especial o promoción que podamos ofrecer. Puede retirar su consentimiento en cualquier momento al hacer clic en el botón de cancelación de suscripción en los correos electrónicos que recibe o contáctenos al correo electrónico [email protected].