Arrow to expande the menu options Loading
niña y niño jugando al teléfono
padres

¿qué es la inteligencia emocional y cómo desarrollarla en nuestros hijos?

17/11/2021

Eugenia Leiva (@eugenia_leiva_terapeuta en Instagram), especialista en inteligencia emocional y educadora de recursos emocionales, nos explica de qué se trata la inteligencia emocional, por qué es importante que los niños la desarrollen y cómo podemos aportar como padres.

¿De qué hablamos cuando nos referimos a la inteligencia emocional?

El término 'inteligencia emocional' se refiere a la capacidad que tiene una persona de poder reconocer y regular apropiadamente sus emociones. De ser capaz de tener autocontrol frente a cada emoción que se experimenta en las diversas situaciones a las que uno se enfrenta en el día a día, ya que se generan emociones que provocan estados placenteros o, al contrario, poco placenteros.

niño llorando en su silla de alimentación
Todas las personas procesan y reaccionan a sus propias emociones de maneras diferentes.

¿Interfieren los padres en el desarrollo de la inteligencia emocional de un niño?

Por supuesto que : el primer factor que influye en el desarrollo de la inteligencia emocional de un niño guarda relación con el tipo de vínculo y apego que experimentó desde el primer día de su nacimiento con sus seres vinculares.

Si el periodo de desarrollo del menor entre lactante y escolarización se produjo en un entorno de vínculo y apego seguro, obtendrá sólidos recursos para desarrollar un coeficiente emocional alto.

bebé y su hermano mayor
Los bebés deberían crecer en un hogar seguro y lleno de amor.

En los primeros meses de vida, ¿cómo aportar a que nuestros hijos desarrollen un adecuado nivel de inteligencia emocional para el futuro?

Como se hizo referencia anteriormente, un desarrollo y crecimiento basado en un vínculo de apego seguro juega un rol fundamental en este camino. Este vínculo es necesario que se lleve a cabo con cuidadores que permitan generar en el bebé un estado de seguridad, tranquilidad y amor.

Estos estados no solo se logran cubriendo las necesidades básicas que demanda el bebé, sino también fortaleciendo y estimulando una adecuada comunicación y vinculación en todo momento.

Un momento fundamental de comunicación y vinculación es la hora de la lactancia. En esta instancia es indispensable en contacto visual en todo momento con el bebé y las caricias que le pueda entregar.

Otro aporte que se puede realizar en los primeros meses de vida son los masajes corporales, los que se pueden llevar a cabo posterior al baño. Estos masajes se realizan como si estuviéramos amasando un trocito de pan. Esto permitirá trabajar el sistema de representación kinestésico del bebé, el cual entrega información al cerebro del lactante donde el sentir. Esto además es una experiencia tremendamente placentera y reguladora emocionalmente para el bebé.

Además de los puntos desarrollados anteriormente, es importante considerar que para aportar un adecuado desarrollo emocional de los bebés y niños, es necesario que la mayor cantidad de interacciones y juegos que se produzcan en el día a día y a lo largo de su desarrollo sean con personas, y no con aparatos tecnológicos.

Esto porque, a mayor interacción con personas, mayor mentalización, lo que da paso a un alto grado de empatía y de asertividad en la lectura d lenguaje corporal y verbal, y un mayor desarrollo en su inteligencia emocional.

madre amamantando a su bebé
Procura realizar contacto visual mientras amamantas.

Suscríbete a nuestra Comunidad de Padres y encuentra más artículos sobre crianza y testimonios de otros padres. Quizás te puede interesar nuestro artículo sobre cómo cuidar la cicatriz de la cesárea.

sigamos en contacto

Inscríbete para no perderte las novedades y actualizaciones.

Recibe todas las novedades sobre productos e historias de nuestro club. Prometemos no enviarte spam.

regístrate