Arrow to expande the menu options Loading
mamá e hijo en sala de juegos
padres

las creencias de lo que es ser 'buena madre'

2 minutos

09/11/2021

La Psicóloga Clínica de Adultos, María José Cruzat (@terapiaadultos), entrega su perspectiva acerca del típico modelo de 'buena madre'. ¿Para quién es realmente beneficioso?

Dado al confinamiento, en este momento somos menos capaces de ignorar cuando nos sentimos descontentas en diferentes momentos y aspectos de nuestras vidas.

A las mujeres nos han dicho que todo está bien como está, y que tenemos que agradecer. Muchas veces ignoramos las ansias o deseos intensos que tenemos dentro.

Muchas veces decidimos no decir ni hacer lo que queremos, por el miedo al costo o a las consecuencias que pueda traer (incomodar al otro, cambiar el orden de las cosas, etc.). Pero el callar también tiene un precio, el precio de silenciarse y hacer incómoda tu vida.

Muchas mujeres están acostumbradas a creer que las buenas madres deben renunciar a sus necesidades, emociones, sueños y acallar problemáticas, para ser un modelo perfecto para sus hijos, y creen que no debiesen romper sus corazones.

Puede que las madres se fuercen a sí mismas para proteger esa imagen de estabilidad y seguridad, mientras silencian su dolor. Entonces, ¿por qué se modela el sufrimiento interno mientras llamamos a esto ser 'buena madre'?

Mamá con su hijo en pandemia.
El confinamiento nos ha hecho enfrentarnos con nuestras decisiones e incomodidades.

Asumimos que una buena madre es alguien que sencillamente se entierra a ella misma, sus emociones, necesidades, sueños, para siempre. Y eso la madre lo llama amor. Esto podría ser uno de los peores modelos que podemos traspasarles a los niños. Es casi como una sentencia de muerte.

Permitirnos imaginar la mejor y más honesta vida para nosotras, nos puede ayudar a tomar decisiones alineadas con nuestros anhelos.

Una buena madre es un modelo de cómo vivir la vida. Los hijos se permitirán a ellos mismos vivir según lo que han observado. Ellos pueden ver en su madre el modelo de cómo vivir la vida con valentía e integridad, siendo honesta con uno misma.

Jung planteaba: "La más grande carga que un hijo debe soportar, es la vida no vivida de sus padres".

En indudable el impacto que las madres y los padres tienen en sus hijos. Olvidarse de la individualidad por amor a los hijos, parece ser uno de los aspectos más dañinos.

Mamá y su bebé en brazos.
Ser mamá no es igualitario a perder la individualidad.

Subscríbete a nuestra Comunidad de Padres para mayor información acerca de crianza, maternidad y salud del bebé. Te puede interesar nuestro artículo sobre hábitos para que los niños aprendan a estudiar.

sigamos en contacto

Inscríbete para no perderte las novedades y actualizaciones.

Recibe todas las novedades sobre productos e historias de nuestro club. Prometemos no enviarte spam.

regístrate