Arrow to expande the menu options Loading
Lactancia Materna
recién nacido

el calostro: lo mejor para el recién nacido

3 minutos

23/09/2020

Las primeras horas luego del nacimiento segregarás una sustancia que se describe como "oro líquido": el mejor alimento para tu bebé que acaba de nacer. Aprende más sobre el nutritivo y beneficioso calostro.

La lactancia materna es uno de los aspectos más relevantes de la maternidad, que preocupa a muchas madres quienes temen no tener la leche suficiente para amamantar a sus bebés.

Después del nacimiento de tu bebé, tus pechos segregaran un líquido llamado calostro, antes de la producción de leche materna tal como la conocemos. ¿Qué es el calostro?

"Oro líquido"

Al calostro se le llama "oro líquido" por que es un alimento único y extremadamente beneficioso para el humano que acaba de nacer. Tiene todos los nutrientes que un bebé necesita esos primeros días en que su cuerpo está pasando por un proceso de adaptación y desarrollo que requiere mucha energía.

Es la primera leche que vas a producir, una sustancia amarillenta y densa, distinta a la leche madura que tendrás más adelante.

Está compuesto por proteínas y una gran cantidad de nutrientes, bajo en grasas y fácil de digerir para un recién nacido que aún no desarrolla completamente su sistema digestivo. También incluye una gran cantidad de glóbulos blancos.

Tiene un papel fundamental en su sistema inmunitario, pues está adaptado a las necesidades específicas de tu recién nacido. Combate infecciones y patógenos.

La subida de leche materna

Luego de unos 2-4 días, la mamá dejará de segregar calostro y empezará a segregar leche materna madura. A este proceso de la llama la subida (o bajada) de leche materna, y es una etapa clave del la lactancia.

Algunas mamás sienten los pechos un poco adoloridos, tensos y llenos. Estos síntomas son transitorios, pero si sientes que tus pechos están más congestionados de lo que deberían, consulta con un asesor de lactancia.

Es muy importante que en esta etapa se alimente al bebé de manera frecuente y a demanda, cerca de ocho veces al día. De esta manera mantendrás estable el flujo de leche materna y el vaciado de los pechos.

Si por alguna razón no amamantas al bebé, usa un extractor para vaciar tus pechos y evitar que se congestionen demasiado. Cuando esto sucede, puede llevar a una mastitis y necesitarás acudir a un especialista.

Hábitos que pueden ayudar

Hay algunas prácticas que puedes hacer desde el nacimiento de tu bebé para instaurar una lactancia materna saludable y exitosa:

  • Intenta amamantar o colocar al bebé en tus pechos apenas nazca.

  • Amamanta a demanda, cuando y cuanto el bebé lo quiera.

  • Usa un extractor si te saltas una toma o si tus pechos quedan llenos.

  • Acude a un asesor de lactancia si crees que el bebé no está realizando un agarre adecuado.

  • Usa un sostén de lactancia blando y cómodo, con el ajuste adecuado.

sigamos en contacto

Inscríbete para no perderte las novedades y actualizaciones.

Recibe todas las novedades sobre productos e historias de nuestro club. Prometemos no enviarte spam.

regístrate