Arrow to expande the menu options Loading
lactancia materna
recién nacido

brotes de crecimiento (o "crisis de lactancia") por la Dra. Marcela Zúñiga C.

3 minutos

23/09/2020

"¿Sientes que no tienes leche? ¿Tu bebé llora y llora y no queda satisfecho? Probablemente estás frente a un brote de crecimiento". La Médica Pediatra Marcela Zúñiga Contreras, Asesora de Alimentación Complementaria, explica en este artículo cuándo y cómo ocurren los llamados "brotes de crecimiento" (momentos en los que tu bebé requiere más leche para crecer), para que así puedas identificarlos, saber cómo reaccionar y no angustiarte.

"¿Sientes que no tienes leche? ¿Tu bebé llora y llora y no queda satisfecho? Probablemente estás frente a un brote de crecimiento.

Los brotes de crecimiento son momentos en el desarrollo de los bebés más o menos fijos en que requieren más leche para crecer y, para eso, se ponen demandantes en sus tomas (debido a que a mayor succión, mayor producción), o parece que no están satisfechos con tomar el pecho.

Ocurre tanto en niños alimentados al pecho, mixto o con sucedáneos con leche materna, pero son más notorios en los alimentados con lactancia materna exclusiva.

Como mencioné, son momentos más o menos fijos en la vida de un bebé. Sin embargo, tu bebé puede pasar por todos los brotes, por uno de ellos, o por ninguno.

Es muy importante que conozcas estos brotes porque causan mucha angustia en las madres, haciéndolas creer que su leche no satisface al bebé, o que el bebé ya no quiere tomar leche.

3 brotes comunes

Hay tres momentos en la vida de un bebé que suelen presentarse brotes de crecimiento bien caracterizados:

  • 15 a 20 días de edad: durante la tercera semana de vida los bebés empiezan a demandar más tiempo en el pecho, o más tomas al día. Esto, que es para aumentar la producción de leche (demanda-oferta), hace creer a la madre que su leche no es suficiente para satisfacer las necesidades de su bebé, con el riesgo de destetar si se introducen sucedáneos de leche materna.

    Este brote dura entre 2 a 3 días, y suele ser muy cansador para la madre. Debemos quedarnos tranquilas si el bebé tiene deposiciones normales y ha recuperado sin problemas el peso de nacimiento entre los 10 y 15 días: esto quiere decir que todo va bien.

  • 6 a 7 semanas de edad: ya al mes y medio llevamos un buen tiempo amamantando y cuando creemos que llegó la calma, nuestro bebé puede empezar a rechazar el pecho: se aleja, no quiere tomar. Esto sucede ya que hay un cambio repentino y transitorio del sabor de la leche a uno más salado, lo que a algunos bebés no les agrada. Este brote dura aproximadamente 1 semana.

  • 3 meses de edad: este es el brote más reconocido por las madres, y el más largo (aproximadamente 1 mes de duración). Los bebés a los 3 meses se tornan eficientes para extraer la leche por lo que están menos tiempo al pecho de las madres, lo que genera en ellas una errada sensación de que 'tienen poca leche'. Esto se suma a que sienten los pechos flácidos, aumentando su preocupación. Además, los bebés se empiezan a distraer con facilidad por lo que toman leche y rápidamente se sueltan.

    Junto a esta maduración en el bebé que lo hace ser un 'experto en succionar', está el hecho de que el pecho deja de almacenar la leche y empieza a producirla en el momento de la succión (por eso los pechos ya no se sienten llenos).

    Todo esto provoca que este brote sea, en muchas ocasiones, causa del destete. Esta sensación de que no quiere tomar pecho, hace que se instalen los sucedáneos de leche materna y, con ellos, se vaya abandonando la lactancia.

No confundir

Hay otros momentos en que el bebé tiene cambios relacionados a la lactancia, pero no son brotes de crecimiento:

  • 4 meses de edad: el bebé que a los 3 meses dormía toda la noche, ahora se despierta porque se agregan dos fases de sueño superficial a su dormir. Despiertan más y piden más leche.

  • 6 meses de edad: el inicio de la alimentación complementaria es el inicio del destete debido a que la leche materna ya no es su único alimento (pero sigue siendo el principal hasta el año)

  • 8 meses de edad: empieza la angustia de separación por lo que muchos bebés lloran al separarse de sus madres y quieren estar más tiempo pegados al pecho.

  • 1 año de edad: empiezan a comer menos sólidos debido a que su velocidad de crecimiento es menor y necesitan menos calorías. Sin embargo, mantienen la cantidad de leche materna y a veces se ponen más exigentes.

Teniendo toda esta información acerca de los brotes de crecimiento será mucho más fácil tener tranquilidad al momento de enfrentarnos a estos hitos del desarrollo de nuestros bebés, ¡paciencia, nada es eterno!"

Dra. Marcela Zúñiga C.

sigamos en contacto

Inscríbete para no perderte las novedades y actualizaciones.

Recibe todas las novedades sobre productos e historias de nuestro club. Prometemos no enviarte spam.

regístrate