Arrow to expande the menu options
Una pareja acostada en una cama amamantando a su bebé recién nacido
recién nacido

cómo identificar un agarre profundo al pecho para tener una lactancia sin dolor

01/04/2022

Mariana Valverde (@babybloomcr en Instagram), terapeuta de lenguaje y asesora de lactancia certificada avalada por el Academy of Lactation Policy and Practice, nos explica la diferencia entre un agarre al pecho superficial y uno profundo, y entrega consejos para alcanzar una lactancia materna adecuada e indolora.

¡Un agarre profundo al pecho hace toda la diferencia! Seguramente has escuchado que la lactancia duele, que hay que esperar a que el pezón haga "callo", que las primeras dos semanas puede que te sangren los pezones o se te hagan grietas. Yo vengo a decirte que son mitos. Podemos lograr una lactancia indolora y placentera.

Al tener un agarre profundo, se logra una toma más efectiva al pecho en la que el bebé recibe la ingesta de leche necesaria y, por ende, fomentar la producción adecuada de leche materna en la mamá. ¿Y cómo lo logramos? Aquí les dejo una señales para poder identificar entre un agarre superficial y uno profundo.

Agarre superficial (inadecuado)

En un agarre superficial al pecho, el pezón está situado solamente en el paladar duro de la boca del bebé. Su lengua se coloca detrás de la encía inferior y podemos observar como la apertura de la boca forma un ángulo muy cerrado, un hundimiento en las mejillas, la mandíbula fuera de contacto con el pecho y que los labios (sobretodo el inferior) no está revertido, es decir, vuelto hacia afuera. Esto resulta en una transferencia inadecuada de leche y puede ser doloroso para la mamá.

Agarre profundo (adecuado)

Por el otro lado, con un agarre profundo al pecho el pezón se sitúa en la unión del paladar duro y blando de la boca del bebé. Observamos un agarre asimétrico (más areola cubierta por el labio inferior que superior), mejillas redondas, lengua extendida y posicionada sobre la encía inferior, la boca bien abierta a un ángulo de 130 a 150 grados.

El labio inferior está revertido mientras que el labio superior puede estar en una posición neutra o revertido. Vemos como la mandíbula está en contacto con el pecho, con un movimiento amplio y periodos de trago obvio que indican una buena transferencia de leche. Y, muy importante: no hay dolor para mamá.

Si estás experimentando dolor o dificultades al amamantar, no dudes en agendar una asesoría con una asesora de lactancia calificada, ya que un mal agarre puede causar una gama de problemas para ambos (mamá y bebé), incluyendo: dolor al amamantar, grietas en los pezones, perlas de leche, ingurgitación mamaria, mastitis, ductos obstruidos, baja producción de leche gases y un poco aumento de peso en bebé.

¡Que tu lactancia se una placentera y así puedan disfrutar de todos los beneficios que trae para ambos!

Mariana Valverde (@babybloomcr en Instagram) es terapeuta de lenguaje certificada por la Asociación Americana del Habla, Lenguaje y Audición, y asesora de lactancia certificada avalada por el Academy of Lactation Policy and Practice. Se dedica a acompañar a familias en el proceso de alimentar a sus hijos, empedrando a las madres a tener una lactancia deseada y placentera en un ambiente compasivo, libre de juicio y con atención basada en la evidencia.

sigamos en contacto

regístrate