mudanza-bebe-consejos-no-morir-intento
padres

Mudanza con bebés: consejos para no morir en el intento

2 minutos

Mudarse de casa es un momento estresante para cualquier persona, especialmente para quienes tienen niños pequeños. Si bien puede ser que te sientas muy entusiasmado por el gran cambio y, tal vez una casa más grande, la cantidad de detalles logísticos relacionados con la mudanza pueden parecer interminables, lo que esto puede ser difícil de manejar, más aún si tienes hijos.

Una cosa a la vez

"Teníamos que mudarnos cuando tenía seis meses de embarazo y en los meses previos al evento estaba tan estresada " dice Agustina. "Mi novio estaba mucho más relajado que yo, así que sentía que yo estaba haciendo la mayor parte de la organización y me frustraba con él. Además, luego me sentí culpable de que mis niveles de estrés pudieran haber afectado al bebé en camino. En retrospectiva, mi consejo sería tratar de no abarcar todo lo que se necesita hacer de una, sino, realizar y pensar una cosa a la vez", recomienda Agustina.

En momentos abrumadores como estos, mantén abiertas las líneas de comunicación con tu pareja para que puedan realmente estar el uno para el otro.

También es importante pedir ayuda a otros, como amigos y familiares. No es algo natural para todos, particularmente en los días de pre-paternidad, cuando todavía estás acostumbrado a poder hacer todo tú mismo. Pero ahora, estás entrando en una nueva fase en la que definitivamente se necesita apoyo.

Evita realizar mucho esfuerzo físico como levantar cajas pesadas o mover muebles. Déjale esa tarea a alguien que no tenga un bebé adentro.

Mudarse con niños

"Nos mudamos cuando mi hijo mayor tenía cuatro años y el menor tenía un año", dice papá Jaime. "Estábamos realmente orgullosos de lo bien que había salido todo, porque habíamos sido bastante buenos para organizarnos y empacar poco a poco durante más o menos un mes antes de nuestra fecha de mudanza. Luego nos dimos cuenta de que habíamos olvidado por completo empacar las cosas a prueba de bebés. Así que ese primer día de mudanza, yo ajustaba y acomodaba la puerta de protección de las escaleras, mientras mi esposa tenía que tener los ojos como un halcón en ambos niños".

Recomendaciones finales

Si tienes hijos, o estás a punto de hacerlo, considera bien lo que va a significar cuando llegues a la nueva casa. Por ejemplo, si estás embarazada considera tener tu bolsa de hospital lista, incluso si se siente bastante temprano. De lo contrario, es posible que vayas a empacar tu maleta y te des cuenta de que no tienes idea de en qué caja empacaste tus almohadillas para el pecho o los pañales para recién nacidos.

Y para los niños mayores: ten listo un kit a prueba de niños y haz de ese trabajo responsabilidad de una persona para el día de la mudanza. Así podrás evitar que los pequeños exploradores entusiasmados encuentren nuevos peligros.

Si todo parece demasiado, recuerda: este difícil período de mudanza es temporal. Tu nuevo hogar y los recuerdos que dejarás allí son permanentes. Para obtener más información y consejos sobre la paternidad, consulta nuestros artículos en donde encontrarás información y consejos que te servirán desde los primeros días del embarazo hasta la etapa del niño pequeño.

sigamos en contacto

Inscríbete para no perderte las novedades y actualizaciones.

Recibe todas las novedades sobre productos e historias de nuestro club. Prometemos no enviarte spam.

regístrate