paternidad-como-evitar-discusiones-pareja
padres

Paternidad: cómo evitar discusiones de pareja

6 minutos

Traer un bebé al mundo es una de las experiencias más emocionantes, transformadoras y de unión que una pareja puede experimentar. También es uno de los más difíciles y pueden surgir momentos de crisis y discusiones entre la pareja. ¿Cómo ser padres y pareja a la vez?

Las historias de privación del sueño, la falta de tiempo de pareja y los desacuerdos sobre las tareas del hogar no necesariamente suenan como un gran problema. Pero, una vez que estás en ello, te das cuenta de cuánto pueden afectar incluso a la relación más fuerte.

Definitivamente, las representaciones idealizadas sobre la crianza de los hijos a las que nos exponen las redes sociales y medios publicitarios puede hacernos sentir que somos los únicos discutiendo sobre quién es el responsable de sacar la basura mientras que todos los demás padres están haciendo historias en #Instagram.

Los argumentos de los padres son normales

Es importante recordar que las dificultades que se pueden presentar en una relación después de la paternidad no significan que eres una mala pareja o que son malos padres y que, definitivamente, no eres el único en experimentarlos. No es sorprendente que ante la llegada de esta nueva y enorme responsabilidad cambie la dinámica incluso en la relación más sólida.

Conversamos con tres padres y les preguntamos cómo hicieron para sobrellevar estas complicadas situaciones.

Reconoce tus diferencias

“Éramos una pareja muy fuerte, habíamos estado juntos una década y los dos queríamos a este bebé. Así que no podía creer cuánto discutimos en ese primer año. Realmente pensé que terminaríamos más de una vez ", dice Jess, mamá de Javier de tres años.

"En nuestras clases prenatales se mencionó mucho que es muy común que se den problemas de pareja luego de la llegada del bebé, pero los ignoré", dice Jess. "Diría que nos tomó hasta que Javier tuvo unos once meses para darnos cuenta de que nuestras diferentes formas de comunicación eran las que causaban los problemas. Yo soy muy expresiva sobre mis sentimientos, mientras que mi esposo, Tavo, no lo es y, aunque esto nunca antes había sido un gran problema, ahora nos estaba separando".

"Yo lo criticaba todo el tiempo y él se sentía muy mal y a veces tomaba una actitud un poco pasivo agresiva. Era tan triste pensar que juntos habíamos creado a este pequeño y asombroso ser humano que ambos amamos tanto, pero que ya casi no había afecto entre nosotros", cuenta.

"Una vez que nos dimos cuenta de esto, las cosas mejoraron mucho. Puse más esfuerzo en mantener la calma y pensar antes de criticar Tavo, mientras que él se esforzó para comunicar más asertivamente lo que le molestaba y cómo se sentía (sin preocuparse de que me molestara). No fue una solución rápida, pero diría que cuando Javier tenía poco más de un año, las cosas mejoraron mucho y, si bien es un cliché, definitivamente diría que somos una mejor pareja después de haber pasado por eso".

Definitivamente diría que somos una mejor pareja después de haber pasado por eso

Crianza competitiva: no estás en oposición

"Estaba escuchando la radio un día cuando Sofi era una bebé y se mencionó el término 'crianza competitiva'. No lo había escuchado antes, pero fue un momento total de iluminación", dice Javier, papá de Sofi.

“Mi esposa, Cristina y yo realmente habíamos tratado desde el primer día de ser equitativos a la hora de criar a Sofi. Pero, debido a que teníamos diferentes prioridades y enfoques, parecía que estábamos compitiendo todo el tiempo. La queja de Cristina era que cuando yo estaba a cargo de la bebé, no me mantenía al tanto de las cosas de la casa, lo cual era injusto para ella. Pero, por el otro lado, yo sentía que sus críticas eran duras dado que cuando ella estaba sola con la bebé yo nunca la presioné para que hiciera algo más y, en realidad, a menudo le preguntaba cómo estaba, si podía ayudarla, etc.", cuenta Javier.

"Llegamos al punto en que ambos terminamos haciendo una lista de todo lo que habíamos hecho. Yo señalaba que había lavado, mientras ella me contaba cuántas veces había estado alimentando durante la noche y así sucesivamente. Una vez que reconocimos estas acciones como 'competitividad', fue una ayuda enorme. Acordamos centrarnos más en lo bueno en lugar de las oportunidades de mejora de otro. Si bien no hay una 'solución milagrosa' cuando se trata de relaciones, diría que esto realmente nos ha hecho sentir mucho más como un equipo".

Mamá alzando el bebé

Cambia tu ambiente

"Parece muy aburrido discutir por las tareas domésticas, pero son un verdadero punto de conflicto en nuestra relación y sé que también están en muchos de mis amigos", dice Katherine mamá de Luis de cuatro años y esposa de César. "Las tareas domésticas deben hacerse para mantener un hogar en funcionamiento, pero cuando ambos trabajan, hay argumentos constantes sobre quién debería haber hecho qué y eso simplemente te abruma".

"En nuestro caso, lo que más nos ayudó para superar estas diferencias fue salir de la casa tanto como era posible. Esto incluye noches de pareja, en donde solo salíamos César y yo, o a veces salía yo sola a cenar o al cine y en otras oportunidades nos escapábamos los tres. Esto ha tenido muchos beneficios en nuestra relación. Ver a nuestro niño pequeño crecer y divertirse, sin preocuparnos por lavar, las recogidas, arreglar las fugas y pagar las facturas, incluso durante un fin de semana, ha sido crucial para mantenernos felices, relajados y sintiéndonos positivos ".

Todas las relaciones se enfrentan a dificultades y, a menudo, son superables. Sin embargo, si cree que usted y su pareja podrían beneficiarse de la orientación de un profesional pueden buscar la ayuda de un terapeuta familiar. Busca en línea o solicita a tu médico de cabecera recomendaciones locales.

sigamos en contacto

Inscríbete para no perderte las novedades y actualizaciones.

Recibe todas las novedades sobre productos e historias de nuestro club. Prometemos no enviarte spam.

regístrate