embarazo-postparto-realidades-cuerpo
padres

Desde el embarazo hasta el postparto: las realidades de tu cuerpo

1 minuto

"Brillante", "radiante", "floreciente": estas son solo algunas de las palabras que se usan para describir a las madres embarazadas. Pero, ¿cuántas de ustedes han tenido un día radiante últimamente? "Hormonal" y "sudoración" se acercan un poco más a la verdad.

Es hora de deshacerse de los ideales poco realistas

Ya sea que se trate de un periódico sensacionalista que adula el cuerpo en bikini de una celebridad solo 6 semanas después del nacimiento de su hijo, o el influencer de Instagram que muestra su pequeña barriguita de embarazada envuelta en un kimono de seda, en la actualidad existen muchas imágenes erróneas e idealizadas de la mujer.

"Es sorprendente cuánto te comparas con los demás", dice Lauren, madre de Joshua, de 18 meses. "Gané mucho peso durante mi embarazo y parecía que todo lo que podía ver a mi alrededor eran mamás súper delgadas con barriguitas pequeñas. No se trata sólo de apariencia, es sentirte culpable de lo que puedes estar haciendo mal: comer demasiado, no hacer suficiente ejercicio, etc."

Cuando se trata de cuerpos embarazadas, no hay 'normal' y es importante tener claro que hay muchas cosas que suceden que no se ven a menudo en Instagram, como por ejemplo: venas, estrías y estreñimiento. Lo mismo sucede con los cuerpos postparto.

Cuerpo post-embarazo

"Sentí que había estado en un accidente automovilístico", dice Lauren, madre de Blake, de tres años. "La barriguita no me molestó, pero todo dolió y además sufrí un desgarro durante el parto, así que tuve que tomar un baño de sal después de ir al baño durante semanas. ¡Nadie me habló de ese tipo de cosas!".

Tu cuerpo pasa por mucho. La experiencia de todas variará, pero es probable que tu estómago y tus senos se vean muy diferentes y necesitarán tiempo para sanar, mientras que tus hormonas probablemente se irán por las nubes. Pero, seamos sinceros, acabas de gestar y dar a luz a una nueva vida, así que ponte cómoda con ese cuerpo y habla con un profesional de la salud para que te asesore y aconseje ante cualquier inquietud.

Finalmente, no hay fórmula mágica para sentirse como "tú" otra vez, pero lo más importante para recordar es: ser amable contigo misma, ser paciente y, sobre todo, estar muy, muy orgullosa.

sigamos en contacto

Inscríbete para no perderte las novedades y actualizaciones.

Recibe todas las novedades sobre productos e historias de nuestro club. Prometemos no enviarte spam.

regístrate