Padres sujetando gemelos
madres y padres

dividir la carga: licencia parental compartida y vida familiar con un nuevo bebé.

5 minutos

Asumir la nueva carga de trabajo cuando te conviertes en padre o madre no es fácil. En gran parte porque 'esa carga' es bastante grande: tareas domésticas, facturas, trabajos, cuidado de niños, cocina… y la lista continúa.

Pero eso no significa que sea imposible: con comunicación y el esfuerzo de ambos lados, incluso la pareja más desorganizadoa puede sacarlo adelante.

Para ayudarte en el camino, les preguntamos a otros padres a qué se enfrentaron en sus viajes de crianza y cómo lograron dividirse y conquistar.

encuentro en el medio

"Mi esposo Mark y yo nos mudamos de un apartamento de una sola habitación a una casa de tres unos meses antes de que naciera nuestro bebé, y esa transición 'doble' fue realmente difícil", dice Laura, madre de Elodie, de tres añitos. "¡Creo que Elodie tenía alrededor de 18 meses antes de que nos acostrumbráramos a cómo cuidar y mantener la casa y al niño al mismo tiempo, sin discutir!"

"Hubo muchas disputas en el primer año porque sentía que Mark asumía su parte del trabajo y parecía dar por hecho que, como era yo la que estaba en casa con el bebé, me ocupaba también de las cosas del hogar. Algo bastante injusto, porque, cuando estás en casa con un nuevo bebé, incluso lavar la ropa es una tarea monumental, así que cuando él venía a casa y, por ejemplo, dejaba un plato en el fregadero, me molestaba mucho. Además, al cuidar a un bebé pasas mucho tiempo "incapacitado" de alguna manera. Tienes que amamantarlo etc. ¡y ahí es cuando realmente te das cuenta de cuántas cosas hay que casa!

Sin embargo, Mark fue poco a poco siendo consciente, y, cuando al llegar del trabajo asumía sus tareas en casa, lo aprecié mucho.

Cuando volví al trabajo, las cosas se nivelaron equilibraron un poco y ahora tenemos asignadas e interiorizadas nuestras tareas sin casi darnos cuenta.

decidir y asignar quién hace qué

"Mi pareja y yo tenemos nuestros propios negocios y ambos trabajamos cuatro días a la semana", dice John, papá de Billy, de 18 meses. "Tan pronto como supimos que íbamos a ser padres, insistí en que nos sentáramos a organizarnos, y habló sobre asignar quién haría qué, ¡hasta establecer de quién sería la responsabilidad de pagar cada factura! En general, a todos nos gustaría pensar que algo tan trivial como el trabajo doméstico nunca podría suponer un problema en una relación, pero la realidad, es que he visto muchas parejas que han luchado para organizarlo y hacerlo bien y, aún así, se ha generado mucha tensión.

En nuestro caso las cosas no fueron demasiado difíciles. Cada uno de nosotros teníamos cosas que hacer (a mí por ejemplo no me importa cocinar, mientras que Jason es feliz lavando la ropa).

no importa cómo os organicéis, ¡no estáis solos!

A veces es posible compartir completamente la carga de trabajo con licencia compartida

"Mi marido y yo tuvimos la suerte de compartir la baja parental: yo fui el principal cuidador durante los primeros seis meses y Gareth lo fue durante los tres siguientes", dice Alicia, madre de Mason, de dos años. “Yo trabajo desde casa, así que pensé que sería perfecto, ya que cuando Gareth estuviera al cargo, podría estar alrededor para amamantar y ver a Mason cuando quisiera”.

Sin embargo, resultó ser mucho más difícil de lo que esperaba. ¡Gareth no dejaba de pedirme ayuda con cosas como cargar el coche o, simplemente, me pedía que mirara a Mason mientras se duchaba. Me sentí totalmente frustrado porque nunca le había hecho eso durante los primeros seis meses!

Pero, al mismo tiempo, le daba consejos a Gareth algo que, probablemente, era injusto para él. Creo que sintió que estaba controlando en silencio cómo estaba “ejerciendo” su papel como cuidador principal, lo que le hizo perder confianza en sí mismo.

Sin embargo, a pesar de todo, volvería a organizarlo de la misma manera, y recomendaría compartir el permiso parental entre los dos miembros de la pareja. Este sistema permitió a Gareth comprender completamente las realidades de estar en casa con el bebé, sin mencionar que, probablmente, esto ha permitido crear un vínculo increible entre padre e hijo. Creo que no importa quién se vaya o cuánto tiempo esté fuera del trabajo, cuidar a un bebé durante sus primeros meses siempre te cambia la vida, trae nuevos desafíos y momentos que te recuerdan lo bonito de la vida.

Pero el permiso compartido a menudo no es posible ... y hacer malabarismos con un bebé con el 9-5 puede ser difícil

"Cuando volví a trabajar después de la baja de maternidad, tenía la sensación de ser la única madre que todavía trabajaría cinco días a la semana, pero mi situación económica no me permitía trabajar a tiempo parcial", dice Lucie, mamá de Leo, de tres años.

“Al principio fue horrible, me sentía culpable todo el tiempo. Mi cabeza no estaba concentrada en el trabajo y corría a casa para ver a Leo lo más rápido posible, sintiendo que no estaba haciendo bien mi "trabajo”. Pero finalmente la cosa mejoró: A Leo le encanta la guardería (lo cual es de gran ayuda) y, una vez que volví al trabajo, volví a ganar confianza en mi misma y dejé de preocuparme constantemente por mi rendimiento. A día de hoy todavía trabajo a tiempo completo, pero he pedido un poco de flexibilidad para que mis horas se adapten más con Leo. Además, estoy esperando a mi segundo hijo, que nacerá en unos meses por lo que estoy deseando volver a estar en casa con la familia. "

Independientemente de la organización con tu pareja que hayáis elegido, y su pareja hayan configurado, siempre hay altibajos antes de que conseguir adaptarse a este nuevo ritmo de vida. Solo recuerda: no importa si tu método parece poco el sistema que mejor funcione con tu familia siempre es la mejor opción.

sigamos en contacto

Inscríbete para no perderte las novedades y actualizaciones.

Recibe todas las novedades sobre productos e historias de nuestro club. Prometemos no enviarte spam.

regístrate